Preguntas Frecuentes

Existen bicicletas de diferentes estilos, tamaños, colores y precios. Para descartar algunas de las opciones lo primero que tenemos que hacer es hacernos 4 preguntas.

  1. ¿Para qué voy a usar la bicicleta?
  2. ¿En dónde voy a usar la bicicleta?
  3. ¿Con que frecuencia voy a utilizar mi bicicleta?
  4. ¿Cuál es mi presupuesto?

¿Qué tipo de bici es ideal para mí?

La pregunta 1 y 2 nos ayudarán a determinar qué tipo de bicicleta necesitamos. Es decir, una bici de ruta, de montaña, recreativa, etc. Dentro de éstas, aún hay infinidad de opciones como ser precios, marcas, materiales y calidades.

Una bicicleta para cada actividad

Podés hacer muchas cosas en bicicleta: acrobacias, saltos, rampas, escaleras, descenso en pendientes, carreras de velocidad, hacer turismo, viajes de un día, largas distancias, ir al trabajo o a clases, etc. La cuestión está en decidir entre estos tipos de bicicletas: mountain bike (MTB), ruta, paseo, híbrida urbana.

Mucha gente termina optando por una MTB simplemente porque son las bicis que más se ven, sin preguntarse realmente qué es lo que planean hacer, o porque no conocen las alternativas a éstos modelos. Si nos gusta viajar durante horas (hacer cicloturismo) y le escapamos al barro, bien podríamos pensar en una híbrida. Si nos gusta la velocidad y la tierra no nos entusiasma, una ruterita podría alegrarnos las tardes. Si nuestros recorridos son eminentemente urbanos (ir al trabajo, hacer los mandados, pasear con la familia), lo más probable es que nos movamos de manera mucho más cómoda sobre una bici de paseo o una híbrida, antes que sobre una bici de ruta o una MTB. Y a la inversa, si lo que buscamos es un vehículo que nos permita disfrutar lo más posible de los circuitos de tierra, el barro y movernos por zonas agrestes, debemos pensar en una MTB. O quizás nos interese saltar pura y exclusivamente en rampas de tierra, o utilizando como obstáculos lo que encontremos en la calle (bancos, barandas, etc.). Entonces, deberemos apuntar a una MTBMX (o 'dirtera') robusta y sin cambios, como mejor opción. Veamos entonces cómo podemos caracterizar cada estilo o tipo de bicicleta.

Mountain Bike

Son la mayoría de las bicicletas en venta. Originalmente pensadas para la montaña, sirven para cualquier tipo de camino, hacer recorridos largos, andar en la ciudad o zonas agrestes. Son bicicletas bien reforzadas y con cuadro de hierro, cromoly, aluminio o carbono, dependiente del costo y peso. La ruedas en general son de rodado 26 y tienen tacos para mayor tracción en tierra, aunque últimamente están proliferando las de 29 pulgadas. Existen sin suspensión, buenas para el asfalto y ruta, con suspensión delantera (mayor control y comodidad) y con doble suspensión, que brindan más comodidad y control, pero a costa de un mayor peso. Si pensás viajar y agregar portaequipaje o un asiento para nenes, debes verificar que tenga los montajes que lo permitan.

Ruta

Son bicicletas muy livianas para usar en rutas y caminos de asfalto, su prioridad es la velocidad. Las ruedas son lisas y finas, usualmente de 28 pulgadas de diámetro. Si llevan cambios, se usan para ruta, mientras que las de velocidad pura en pista suelen venir sin ellos.

Paseo

La prioridad es la comodidad al andar, por lo tanto cuentan con asientos amplios, canasto, guardabarros y portaequipajes. No son muy rápidas ni livianas. El cuadro es comúnmente de hierro, y de cromoly o aluminio en los modelos más costosos. Las ruedas son anchas y casi lisas, generalmente de 26 pulgadas de diámetro. Algunas equipan cambios comunes o internos en la maza.

Híbrida urbana

Son una combinación de las anteriores, sirven para desplazarse en la ciudad de manera rápida pero cómodamente. También pueden salir a camino de ripio o un asfalto descuidado. Las ruedas son medianas o finas pero con dibujo para tener agarre, y pueden venir tanto en 26 como en 28 pulgadas de rueda. Equipan cambios, y algunas una horquilla con suspensión.

Para resolver esta cuestión financiera es conveniente responder a las preguntas 3 y 4 planteadas en la pregunta frecuente 1. Si vamos a utilizar nuestra bicicleta diario lo más recomendable es invertir un poco más en ella.

Por ejemplo, una persona que solo usará la bicicleta para trasladarse a su clase de yoga, a unas cuantas cuadras de su casa, 3 veces por semana, necesita una bicicleta sencilla, tal vez con una canasta para transportar un pequeño bolso y, probablemente, sin velocidades.

Por otro lado, alguien que utilizará la bicicleta para transportarse de la casa al trabajo, cuyo camino es mitad empedrado y con algunas subidas, la mejor opción es una bici que le ofrezca algunos cambios de velocidad y suspensión para un viaje más suave.

Decidí tu rango de precio

El párrafo anterior no quiere decir que hay que gastar todo en la bicicleta, sino definir lo mínimo a gastar para tener una buena bicicleta que se ajuste a nuestras expectativas. En general, bajando el rendimiento se puede bajar el precio. Pero, ¿cuánto?

Es seguro que una bicicleta de $10.000 es 5 veces mejor que una de $1.000, pero una de $20.000… ¿es 10 veces mejor? No creo... Sin dudas, el rendimiento de una bici de $20.000 es superior, pero la diferencia de precio no justifica el uso que le podés dar a ese rendimiento adicional, siendo una de tus primeras bicicletas. Por supuesto, hay público para bicicletas más caras, pero no necesitan leer esta guía.

Entonces, podemos definir el costo mínimo en alrededor de $1200 para una bicicleta nueva. Si podemos gastar menos, obtendríamos una bicicleta de menor calidad y sería preferible guardar el dinero hasta llegar a algo mejor.

En Tomaselli disponemos de modelos que rondan éste valor, y nos garantizan una buena experiencia de iniciación. Si hablamos de marcas importadas (como Specialized, Trek, Jamis, Merida, etc.) tendremos que pensar en alrededor de 2.000 dólares para acceder a un modelo de la misma gama.

Todos queremos bueno, bonito y barato. Para bicicletas, 'bueno' usualmente se traduce en 'cómodo y durable', 'bonito' es usualmente 'estética, calidad y tecnología'.

Y 'barato' es obvio, pero para muchas personas, el precio suele aparecer como el menos importante. '¿Qué? ¿Estás loco? ¡Tengo solo $X para gastar!' (Si te sentís identificado con ésta frase, seguí leyendo.) En general, cuanto más dinero inviertas al principio, tanto menos te costará a largo plazo.

La premisa se cumple solo bajo UNA condición: asumiendo que vas a usar la bicicleta, y continuar rodando por algunos años. Cuanto más uses la bicicleta, más rápido amortizarás tu inversión. Así, cuanto más dinero inviertas en la bicicleta, mejor experiencia vas a tener, menos problemas y más satisfacciones. Una vez elegido el precio, básicamente debes decidir lo que es menos importante para vos.

Por supuesto podrás ver muchas bicicletas, averiguar on-line, pedir consejos, leer reseñas, etc., pero a la hora de comprar lo mejor es ir y probar la bicicleta. Probar la posición, el tamaño, el peso, etc. Cuanto más pruebes y recorras, estarás mejor informado de la calidad, apariencia, etc. Te aconsejamos, en lo posible, no ir los días sábado a la bicicletería, ya que estará lleno de gente y probablemente el vendedor no pueda dedicarte el tiempo que necesitás.

Una vez realizada la compra, es posible que la casa se ofrezca a realizar el mantenimiento inicial de la bicicleta, ya que con los primeros kilómetros de uso, todos los materiales comienzan a asentarse y necesitaran un ajuste. También podrás ajustar tu posición de manejo antes de llevarla.

La mayoría de las marcas mezclan componentes de diferentes gamas en las bicicletas de iniciación. Algunas, para abaratar costos, montan cuadros simples, más pesados o con terminaciones más burdas, y compensan poniendo una horquilla o un cambio trasero de una gama superior.

Aquí es importante entender que el cuadro es el alma de la bici, y lo que define cómo se comportará ésta. Además, comparativamente, es el componente que menos desgaste sufre.

Pensemos en una moto o un auto, por ejemplo. Es mucho más probable que les cambiemos ruedas, asiento, etc. antes de cambiar el chasis. Con una bici pasa exactamente lo mismo. Por lo tanto, es recomendable elegir siempre una bici con mejor cuadro a una con mejores componentes.

La mayoría de las bicicleterías suelen ofrecer una revisión gratis de la bici al cabo de un mes de uso, dado que ciertas partes (cambios, frenos, etc.) suelen precisar un reajuste después de los primeros kilómetros de uso, por lo que no está de más preguntar por éste detalle al momento de la compra.

Pero además, al momento de salir del negocio con una sonrisa de oreja a oreja, deberíamos irnos con la bicicleta ajustada de acuerdo a nuestra morfología personal. Altura, inclinación y avance del asiento, altura del manubrio, inclinación de las manijas de freno son algunos de los parámetros en los que nos está de más perder unos minutos, porque significarán que la bici está adaptada a nosotros, en lugar de tener que adaptarnos nosotros a ella.

Rodado

El rodado es medida del diámetro de la rueda, medido en pulgadas. En mountain bike generalmente es 26 (y 29 en algunos casos).En urbanas, 26 o 28 (también llamado 700c). Luego, en rodado 26 de aluminio los cuadros se miden en pulgadas.

Niños: rodados según edades

Rodado 12: 2 a 3 años
Rodado 14: 3 a 4 años
Rodado 16: 4 a 6 años
Rodado 20: 7 a 10 años
Rodado 24